Contacto
INSTITUCIONAL
TESTIMONIOS

 

 

 

 

TESTIMONIOS DE UNA ÉPOCA

Carta de F. Ameghino a F. Lajouane. Buenos Aires, Enero 20 de 1886.
Señor don F. Lajouane. (*)


   Muy apreciable señor y amigo:

   He recibido la nueva obra del general Sarmiento intitulada "Vida y escritos del coronel Francisco J. Muñiz", de la que es usted editor. Al agradecer a usted su envío, debo confesarle que, después de haberla leído, tuve los mayores deseos de escribir un estudio crítico sobre ella, más me arredré ante las dificultades que presenta el exámen de una obra en la cual la sucesión de los capítulos es una sucesión de temas sobre ciencias distintas, precedido a menudo de chispeantes e ingeniosos comentarios del viejo General, quien presenta uno de esos raros ejemplos de doble evolución, por reincorporación y por eliminación, citados en la página 283 de mi "Filogenia". ¿Cómo hacer las críticas de las críticas de Sarmiento?... Sería, de mi parte, ridículo intentarlo. ¿Ni cómo podría tampoco examinar los escritos de Muñiz sobre temas tan distintos y variados?...
  Pero es la de Muñiz una figura que honra a la República. Una personalidad que en el desarrollo de ciertas ciencias tuvo una fuerza mayor de la que, sin antecedentes, es dado suponer.
 El se ocupó de las mismas ciencias que constituyen mis estudios predilectos; vivió quince años donde transcurrió mi niñez; y explotó los mismos yacimientos fosilíferos que yo habría de remover treinta años después que él... Y los recuerdos de sus hallazgos, que en Luján resultaron de pública notoriedad, no contribuyeron poco a que yo me lanzara a la zaga de él a hacer las mismas investigaciones.
   No puedo, pues, permanecer indiferente ante el hecho de la publicación de su vida y de sus escritos; de modo, pues, que, aunque sea en forma de carta, voy a comunicarle a usted lo que pienso sobre la parte de los trabajos del doctor Muñiz que se relaciona con mis trabajos...
... Muñiz vivió en su patria precediendo a su época en medio siglo. Fue, pues, un precursor. Si fuese de nuestra generación, alcanzaría o estaría en vía de alcanzar por derecho de conquista un nombre prominente en los dominios universales de la ciencia.
   Pero no importa. Su figura, como representante de las ciencias naturales en su época y en su país, es la única que se destaca del fondo de las mediocridades; y el General Sarmiento, al arrancársela al olvido y ponerla de relieve, ha prestado un verdadero servicio al país. Y también a la ciencia, que es patrimonio común de toda la humanidad.

De usted siempre afectísimo servidor y amigo.
Florentino Ameghino.

Florentino Ameghino


(*) Félix Lajouane fue uno de los más importantes editores del siglo XIX en adelante.

 

 
Copyright © 2009 | All rights reserved | Created and Maintained by Marketing Plus S.A.